Volver a los detalles del artículo Yo, Bolívar Rey, o la ironía de una coronación. Descargar Descargar PDF