El imaginario civilista en los parques del centro de Bucaramanga

Sebastián Martínez Botero

Resumen


El legado del Padre Romero. Así hablaba un ave de rapiña en la pluma del jefe de ambulancias del ejército del Norte, Carlos E. Putman, quien informaba al general Enrique Arboleda Cortés sobre los destrozos y perjuicios que dejó la batalla de Palonegro. Para Bucaramanga esta batalla signifcó la desdicha, una pausa en el apresurado desarrollo al que la ciudad se había abocado desde los tiempos en que comenzó a servir como sede de gobierno del territorio santandereano.

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.