Resumen

Sobre mi tumba levanten Una cruz de marihuana No quiero llanto ni rezo, Tampoco tierra sagrada Que me entierren en la sierra Con leones de mi manada.    

"Cruz de marihuana", corrido prohibido del grupo Exterminador. Compositor: José Alberto Sepúlveda 

El corrido prohibido como expresión cultural  

Según Greimas, el mundo natural es "un conjunto de cualidades sensibles, dotado de una cierta organización"1. Es, además, el enunciado de la estructura profunda del universo construido por el sujeto humano y descifrable por él. En el mundo natural se ubican las prácticas semióticas y el discurso que predica de éstas puede manifestarse, de manera concreta, en un texto que, a su vez, es típicamente visto como un producto de las operaciones de producción. Este texto no puede considerarse sin tener presente a la situación de enunciación que lo origina y los aspectos específicos del actuar de la gente de la cultura en que nace y circula. 

El género musical denominado corrido prohibido o narco-corrido se puede considerar como un discurso ya dotado de "un proceso de significación a cargo de una enunciación"2 y que está vinculado a una situación de producción que es popularmente denominada "cultura traqueta", la cual posee una estética y una ética particular, susceptible de análisis a través de las prácticas semióticas con las que se enuncia. 

Del corrido, la semiótica puede estudiar cómo se organiza la textualidad verbal y proponer interpretantes falsables y más o menos complejos según la profundidad del análisis al que se recurra. Estas hipótesis interpretativas estarían sujetas a la organización interna del enunciado, a sus marcas de producción discursiva y al arbitraje mismo del texto.