La independencia en Pamplona y El Socorro

  • Armando Martínez Garnica

Resumen

a decimoséptima capitulación propuesta en el campamento de Zipaquirá por Juan Fran- cisco Berbeo, el 5 de junio de 1781, pidió a nombre del
Común del Socorro el nombramiento de un corregidor justicia mayor para las villas de San Gil y El Socorro, autónomo respecto de la jurisdicción del Corregimiento de Tunja, empleo que con sueldo anual de mil pesos debería ser ejercido por “criollos nacidos en este Reino”. Esta temprana demanda de autonomía provincial no fue satisfecha en los tiempos del arzobispo virrey Caballero y Góngora, pero en los del virrey José de Ezpeleta (1789-1796) fue autorizada conforme al plan de división del extenso Corregimiento de Tunja presentado por Juan Salvador Rodríguez de Lago a mediados de febrero de 1791. Según este proyecto, deberían crearse dos nuevos corregimientos separados de Tunja: el de Pamplona, con jurisdicción sobre el cabildo de esta ciudad y los de las villas del Rosario y San José de Cúcuta, la ciudad de Salazar de las Palmas, el corregimiento
de indios de Servitá, la alcaldía mayor de minas de Bucaramanga, el real de minas de Vetas y once parroquias; y el corregimiento de El Socorro, con jurisdicción sobre el cabildo de esta villa y el de la vecina de San Gil, la ciudad de Vélez, 19 parroquias y ocho pueblos de indios. Los nuevos corregidores obtendrían un sueldo anual de mil pesos si se eliminaba la alcaldía de Bucaramanga y ésta era adscrita, con la gobernación de Girón, al Corregimiento de Pamplona.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
Publicado
2018-10-19
Sección
Dossier Regional