Volumen 26 No. 2 de 2021

2020-08-03

VIAJEROS Y LITERATURA DE VIAJES POR AMÉRICA. SIGLOS XVIII-XIX.

Coordinadores:

José David Cortés Guerrero, profesor asociado, Departamento de Historia, Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá ( jdcortesg@unal.edu.co )
Katherinne Giselle Mora Pacheco, profesora asistente, Escuela de Ciencias Sociales, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, sede Tunja ( katherinne.mora@unal.edu.co )
Rebeca Vanesa García Corzo, profesora titular, Universidad de Guadalajara, México ( revagarcia@gmail.com )


Hace parte de la naturaleza humana viajar, desplazarse de un lugar a otro. Esto desde el momento en que la especie salió de África y comenzó a poblar el planeta. Sin embargo, no todos los que viajaban dejaban algún registro escrito de esos viajes. Cuando sí lo hicieron, por mucho tiempo, sus recuentos rayaban en lo fantasioso. Los viajeros y sus relatos eran tratados, por decir lo menos, como embaucadores que mostraban mundos y realidades inexistentes o sobredimensionadas como son claro ejemplo de ello los relatos de la Edad Media.
Desde la expedición de Charles Marie de La Condamine en 1735 a la Real Audiencia de Quito, el cual coincidió con la ilustración y los inicios de la ciencia moderna, los viajes y relatos de viaje comenzaron a tomar un carácter alejado de la fábula para convertirse en producciones aliadas tanto de la ciencia como del desarrollo del capitalismo. Ejemplo paradigmático de ello es el viaje a América del barón Alexander von Humboldt en los primeros años del siglo XIX. A lo anterior se suma el auge de la imprenta y de la manera como editoriales europeas, como la británica John Murray, comenzaron a publicar los relatos resultantes de las experiencias viajeras formando y fortaleciendo la literatura de viajes. Esos relatos eran esperados con avidez por el público lector cada vez más numeroso.
Así, es clara la relación entre viajeros y literatura de viajes, pues el viajero, quien se desplaza por motivos muy diversos (diplomáticos, científicos, comerciales, laborales, de acompañamiento a otros o de simple ocio), también produce la literatura en la cual deja plasmada las visiones sobre su experiencia en el recorrido, desde el punto de partida hasta el de llegada. Entendemos por literatura de viaje la producción escrita resultante de dicha experiencia del viaje. El más conocido dentro de esa literatura es el diario de viaje, sistematización cotidiana de la vivencia viajera. Pero no es el único. También están, entre otros, los informes y manuales científicos, las memorias y la correspondencia.
En este dossier convocamos a historiadores a que postulen artículos sobre los viajeros y sobre la literatura de viaje producida sobre la actual América Latina, desde la primera mitad del siglo XVIII, coincidente con la expedición de La Condamine, hasta las dos primeras décadas del siglo XX, cuando la difusión de medios de comunicación como el cine y la radiodifusión comenzaron a reemplazar, en la función de dar a conocer lugares extraños, a la literatura escrita sobre los viajes.
Con esta periodización, se recibirán textos que aborden de manera directa el tema de viajeros y/o literatura de viaje en perspectiva histórica, ya sea como resultado de investigaciones históricas (empleando la literatura de viaje como fuente principal), reflexiones historiográficas y reflexiones teóricas y metodológicas.

1.jpg