ASPECTOS GEOLOGICOS Y DE INGENIERIA EN YACIMIENTOS NATURALMENTE FRACTURADOS

  • Roberto Aguilera
  • Maria Silvia Aguilera

Resumen

RESUMEN


Una fractura puede ser definida como una disconti­nuidad que resulta de esfuerzos (stresses) que exce­den la resistencia (strength) a la ruptura de una roca1. Un reservorio naturalmente fracturado es uno que contiene fracturas creadas por la madre naturaleza2, o sea que son el resultado de esfuerzos que existían en el momento en que la roca se fracturó3. Estas frac­turas pueden tener efectos positivos, negativos o neu­trales en el flujo de fluidos dentro del reservorio.

Las fracturas, por ejemplo, pueden tener un efecto positivo al maximizar el flujo de petróleo, pero tam­bién un efecto negativo al acelerar la conificación de gas o agua.

Las fracturas naturales pueden ser el resultado de3, 4:

-        Deformación estructural asociada con fallamientos y plegamientos

-        Erosión de la carga litostática que permite expan­sión, levantamiento y fracturamiento de las capas

-        Reducción en eí volumen de la roca

-        Paleo-karstifícacion y colapso por solución

-        Liberación de presiones anormales de fluidos en el yacimiento cuando se aproximan a la presión de la carga litostática

-        Impacto de meteoritos que pueden causar siste­mas fracturados muy complejos y extensos

Algunas de las litologias en donde hemos encontra­do fracturas naturales que producen hidrocarburos co-mercialmente incluyen dolomitas, calizas, areniscas, lutitas, anhidritas, rocas igneas, metamorficas, y carbo­nes. Las hemos encontrado a través de toda la columna estratigráfica y en mas de 40 paises en donde hemos estudiado esta clase de reservorios. Recomendamos inicialmente clasificar el reservorio desde un punto de vista geológico teniendo en cuenta que las fracturas pueden ser tectónicas, regionales, contraccionales, aso­ciadas con la superficie o una combinación de 2 o mas de estas clases. Igualmente es muy importante determi­nar la morfología de las fracturas, las cuales pueden estar abiertas, deformadas, cementadas, parcialmente cementadas o con vugulos. Esto debe ser seguido por una clasificación basada en el almacenamiento relativo en las fracturas. Los reservorios fracturados pueden ser de Tipo A, B o C. Esta clasificación2*4 es muy impor­tante porque los completamientos al igual que los recobros últimos de hidrocarburos varían dependien­do de que los reservorios sean de Tipo A, B o C.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
Publicado
2001-07-31

Artículos más leídos por el mismo autor(es)